Tartan Gallaecia - El Tartan Oficial de Galicia
INICIO     HISTORIA DEL TARTAN     HISTORIA DEL KILT     VESTIR KILT GALLAECIA


Kilt Gallaecia - El Tartan Oficial Galaico
Historia del Tartan en Europa y en Galicia

Esta página es sobre el Tartan, un tipo de diseño textil en forma de cuadros. Si estás buscando información sobre la falda masculina o kilt, visita la página Historia del Kilt.

Esta página contiene las siguientes secciones informativas:

+ Qué es el Tartan?
+ El tartan, técnica textil europea
+ El tartan como identificativo territorial
+ Nuevos tiempos, nuevas modas: decadencia del tartan
+ Resurgimiento del tartan en la Escocia post-jacobista
+ El tejido en tartan en Galicia




Qué es el Tartan?

Mantel de cocina hecho en tartan
El tartan es un diseño textil común en nuestra vida cotidiana. En la foto, un mantel de cocina hecho en tartan.
[Ampliar imagen]
El tartan es un tejido hecho a base de un diseño geométrico secuencial de lineas de colores y proporciones variadas que producen una apariencia final en forma de cuadros.

Telar tradicional de cuatro barrasTradicionalmente, el tartan se producía en telares artesanales de cuatro barras utilizando hilos de lana teñidos en diferentes colores. La tejedora entretejía los hilos en una secuencia de colores y proporciones determinada para producir el diseño o tartan deseado en el tejido.

La producción del tartan es una técnica textil practicada en Europa occidental desde hace miles de años, que sobrevivió el paso de los siglos y llegó hasta nuestros días.

El tartan es tan común en nuestra vida cotidiana que lo podemos encontrar en cualquier lugar de nuestra casa: en el armario (bufandas, jerseis, faldas), en la cocina (manteles de mesa), en el salón (mantas), en el dormitorio (pijamas), etc.

Aunque es un tipo de diseño muy común en la producción textil europea, probablemente la aplicación más famosa del tartan sea en el Kilt. El kilt es una falda masculina mundialmente conocida como el característico traje folclórico escocés, mismo si en épocas pasadas esta falda masculina también existió en Galicia y en buena parte del Atlántico europeo.




El tartan, técnica textil europea

El excelente marketing que recibió el moderno traje nacional escocés desde el siglo XVIII hace pensar a la mayoría de la gente que el tartan es un tipo de tejido exclusivo de Escocia. Tal afirmación no es totalmente correcta.

El tartan es un tipo de tejido europeo, que pertenece a la cultura textil europea desde hace casi 4000 años. Existe evidencia del uso del tartan en la mayor parte de la Europa Atlántica y Central, desde la antigua Gallaecia y las Islas Británicas hasta los Alpes de Austria.

Ropas en tartan llevadas por las momias europeas de Ürümchi Ropas en tartan de las momias indoeuropeas de Ürümchi.
[Ampliar imagen]

Tartan hallado en las minas de sal de Hallstatt, Austria
Tartan hallado en las minas de sal de Hallstatt, Austria.
[Ampliar imagen]

Tartan de Northumbria, Islas Británicas
Tartan de Northumbria, un ejemplo de tartan rudimentario. Los hilos claros están hechos con lana de oveja común, y los escuros con lana de oveja negra.
[Ampliar imagen]
El tejido en tartan más antiguo que se conserva es el de la ropa que vestían las Momias de Ürümchi, de una datación de alrededor del año 1500 a.C. Las Momias de Ürümchi son los cuerpos de un grupo de indoeuropeos caucásicos que emigraron por la llamada "Ruta de la Seda" desde Europa a Asia Central. Las momias indoeuropeas fueron encontradas en un sorprendente estado de conservación en la región de Xinjiang, en la China occidental, vestidas con mantones en tartan de lana de varios colores.

De una fecha de sobre el año 1200 a.C., se encontró también tejido con tartan en las minas de sal de Hallstatt, en los Alpes de Austria. Este hallazgo fue aprovechado hace años por una empresa textil austriaca que ganó un gran volumen de ventas publicitando que el diseño en tartan había nacido en Austria.

Príncipe Galaico del Castro de San Julião, por André Pena - www.andrepena.org
Príncipe Galaico del Castro de San Julião, siglo III a.C. Reproducción en colores por André Pena.
[Ampliar imagen]
Del siglo III a.C. se conservan dos muestras distintas que prueban igualmente la existencia del tartan en el Atlántico Europeo: el Falkirk Sett de Escocia y las estatuas de Guerreros Galaicos de la Gallaecia.

El Falkirk Sett es un paño hecho en un tartan simple de lana que fue encontrado enterrado en la Muralla de Antonino, cerca de la villa escocesa de Falkirk. Este tartan, guardado en el National Museum of Scotland, es la muestra más antigua de la existencia de tejido tartan en las Islas Británicas.

Contemporáneo al tartan caledonio de Falkirk, se conservan en la Gallaecia varias estatuas funerarias de Príncipes Galaicos. En las faldas de algunos de estos gigantes hombres de piedra se puede apreciar la decoración grabada en forma de cuadros, representando el tejido en tartan que los verdaderos guerreros de carne y hueso portarían en sus prendas.

Existen otros ejemplos de tejido en tartan con fechas ya más posteriores y en hallazgos encontrados en otros lugares de Europa desde Escandinavia a Francia.

No se sabe con certeza cuál es el origen de la palabra "tartan". Se especula que la palabra actual que utilizamos para referirnos a este tipo de diseño textil probablemente fuese prestada del francés medieval Tiretaine, que haría referencia a un tejido hecho con lana y lino. Otros piensan que podría haber nacido a partir de las palabras gaélicas Tuar y Tan, que significan "color" y "comarca" respectivamente.




El tartan como identificativo territorial

A partir del Resurgimiento escocés del siglo XIX, las diferentes familias hidalgas o clanes de Escocia empezaron a adoptar cada una su diseño en tartan a modo de identificación heráldica.

Pero los historiadores piensan que el tartan, antes de adquirir esta moderna función de identificación familiar, pudo haber tenido una anterior función de identificación territorial.

En el siglo XVIII, un autor escocés llamado Martin dejó constancia que cada isla y comarca de las Highlands de Escocia utilizaba un diseño diferente de tartan, de modo que se podia adivinar el origen de cada persona por el diseño del tartan que se llevase como ropa.

Cuando hacia el siglo XIX el noble Sir Alan Cameron fundó el Regimiento militar de los Cameron Highlanders, adoptó un nuevo tartan con lineas rojas como uniforme de sus tropas, en base a haber sido el rojo el color predominante en los tartanes de la comarca de Lochaber.

Antiguamente, cuando no existían las tintas químicas, la combinación de colores de los tartanes rudimentarios estaba determinada por las tintas vegetales que hubiese disponibles en cada comarca. Las tintas vegetales se producían a partir de ciertas plantas, y algunas de esas plantas podían ser más abundante en una comarca que en otra.

Los historiadores creen que es posible que cada comarca tuviese un predominante diseño propio de tartan; fuese por costumbre, o más bien por razones de disponibilidad local de cierta gama de tintas vegetales, o probablemente por una combinación de las dos razones.

Cuando el tartan se puso de moda en Escocia en el siglo XIX, las principales familias hidalgas o clanes de cada comarca empezaron a adoptar el tartan como símbolo heráldico-textil de representar su linaje. Se piensa que el tartan fue primeramente el diseño textil característico de un territorio, hasta que finalmente en el siglo XIX pasó a ser el textil representativo de la familia o clan que gobernaba sobre ese territorio.




Nuevos tiempos, nuevas modas: decadencia del tartan

El tartan fue un diseño popular en la moda de la Europa celta de la Edad de Hierro. Del mismo modo que hoy compramos ropa de marcas caras para exteriorizar nuestro estilo de vida, se piensa que, análogamente, el tartan podía ser utilizado en tiempos antiguos como prenda para mostrar el standing social de su proprietario.

Estela funeraria del periodo de la ocupación romana, con símbolo solar (cruz celta) y hombre vestido con falda. Estela funeraria de la familia de Ambolo, aristócrata galaico de la treba Céltica Tamarica, en el Noroeste de la Gallaecia
Diglosia en la moda: Estela funeraria galaica del periodo de la ocupación romana, con símbolo solar (cruz celta) sobre la representación de un noble local vestido con falda, en contraste con la estela funeraria de la familia de Ambolo, un noble galaico de la treba "CELTICA TAMARICA", en el Noroeste de la Gallaecia, que ya aparece vestido a la última moda de Roma.
Con la expansión del Imperio Romano se introducieron modas mediterráneas, y las aristocracias locales atlánticas y centroeuropeas empezaron a adoptar un nuevo estilo de vestir. Nuevos tiempos, nuevas modas: la sobria túnica grecolatina se convirtió en el nuevo código de estilo entre a gente guapa de la Europa celta, y el colorido tartan quedó ahora en un estilo "pasado de moda".

La moda grecolatina fue también adoptada por los pueblos germanos y duró hasta bien entrada la Edad Media. El tartan siguió relegado durante muchos siglos a un estátus de prenda rústica, utilizada sólo por aquellos que no tenían medios o necesidad de vestir a la última moda de Roma.

Finalizada la Edad Media, empezó la era de las exploraciones coloniales y de una intensificación del comercio marítimo con Asia. Nuevos tejidos y nuevas modas se expandieron rápidamente por toda Europa. Las clases altas, que hasta entonces eran los únicos consumidores de moda, tenían otras prendas más exclusivas y más exóticas que el rústico tartan.

Con la Revolución Industrial, la creación de telares mecanizados permitió la fabricación de tejidos decorados en tartan a un precio asequible para la mayoría de la población. Poco a poco, la moda empezó a democratizarse y a dejar de ser un asunto exclusivo de unos pocos.

La vuelta del tartan a los salones europeos de última moda ocurrió por fin en el siglo XVIII, gracias al Resurgimiento escocés. El nuevo interés en el folclore y en la cultura nacional del Romanticismo hizo que las fidalguías o clanes escoceses adoptasen los diferentes tartanes comarcales como un símbolo de ostentación heráldica textil. El escritor del Resurgimiento escocés, Sir Walter Scott, promocionó el tartan como tejido nacional de Escocia y provocó inmediatamente una nueva corriente de moda en la Corte británica. A partir de aquí, el tartan dejó de ser un diseño textil proscrito en la moda europea y volvió a ser utilizado con regularidad en todo tipo de prendas textiles.




Resurgimiento del tartan en la Escocia post-jacobista

Idealización de la Batalla de Culloden, cuadro de David Morier, alrededor del año 1750
Idealización de la Batalla de Culloden, cuadro de David Morier, ca.1750. Las tropas británicas vestidas a la última moda militar del siglo XVIII, y los hidalgos rurales de las Highlands vestidos con sus rústicas ropas de lana en tartan.
[Ampliar imagen]

El Rei George IV, vestido 'con la ropa de los antiguos Galos' en su visita de Estado a Escocia en 1822
El Rei George IV vestido "con la ropa de os Galos", siguiendo las instrucciones de Sir Walter Scott. Después de la visita de Estado a Escocia del monarca en 1822, toda la aristocracia rural y urbana escocesa adoptó esta indumentaria como el moderno traje nacional escocés.
[Ampliar imagen]
En el año 1746 el exército Jacobite (partidarios de la casa real de los Santiago o James de Escocia) fue derrotado por las tropas británicas en la Batalla de Culloden. Entre las medidas de la posterior represión, el gobierno británico prohibió a los escoceses vestir ropa en tartan bajo pena de prisión o exilio, pues aquel era el modo en el que vestían muchos de aquellos hidalgos rurales que habían luchado en el bando de los jacobistas.

Cuando la prohibición de vestir el tartan en Escocia fue abolida en el año 1782, despues de 36 años de censura, ya no quedaban restos de los antiguos tartanes. Los antiguos tartanes y telares habían sido destruídos, los viejos tejedores se habían muerto, y toda una generación de escoceses había crecido sin ver ni saber lo que era un tartan.

La censura suele provocar un resultado contrario de lo que se prentende, y eso mismo pasó con el tartan en Escocia.

A pesar de que ya no se conservaban ejemplos de tartanes antiguos anteriores a Culloden, un grupo de precursores empezaron a promocionar el tartan como el nuevo símbolo nacional de Escocia y hacia finales del siglo XVIII, el tartan fue adoptado como uniforme distintivo de los regimientos militares escoceses al servicio de la Coroa británica.

El célebre escritor y poeta del Romanticismo escocés, Sir Walter Scott, fue quien finalmente consiguió establecer el tartan como moderno símbolo nacional escocés.

Aprovechando la visita de Estado del Rey George IV a Escocia en 1822, el maquiavélico Sir Walter Scott convenció al monarca de "vestir con la ropa de los antiguos Galos" asegurándole que así ganaría el respeto de los hidalgos de las Highlands, que anteriormente habían apoyado al bando Jacobista. Aunque ya nadie en Escocia vestía tartan desde hacía un siglo, Sir Scott, a cargo de organizar la visita real, produció rápidamente un manual de instrucciones de cómo vestir "la ropa antigua de las Highlands" y comunicó a todos los invitados de la sociedad escocesa que para asistir a la recepción Real se requería vestir en tartan y kilt.

Rápidamente, toda la nobleza escocesa, urbana y rural, empezó una carrera desesperada para encontrar sastres que pudiesen hacer las nuevas prendas a tiempo para poder acudir a la recepción Real, de acuerdo con las especificaciones hechas por Sir Walter Scott.

El teatral evento fue todo un éxito y a partir de esta ceremonia Real el tartan e kilt se convirtieron en una moda entre las clases altas escocesas. Los hidalgos rurales empezaron a crear cada uno su tartan con el nombre de su familia o clan. En el año 1831 se publicó "The Scottish Gael", el primero libro recopilatorio de -nuevos- tartanes de los clanes escoceses. Cada año que pasaba se inventaban más nuevos diseños, consolidando el tartan como un otro símbolo nacional del país.

Fue así como el escocesismo logró recuperar una moda antigua y rural que se había perdido. Aunque los tartanes actuales de Escocia sólo tienen poco más de un siglo de antiguedad, y probablemente sean muy diferentes de los anteriores tartanes rudimentarios, para los escoceses el Tartan es sin duda uno de los más queridos símbolos nacionales de su país.



El tejido en tartan en Galicia

Príncipe Galaico de Lezenho, en la Gallaecia meridional, siglo III a.C. Reproducción de André Pena - www.andrepena.org

Rey o "Princeps"
galaico de Lezenho, parroquia de Campos, en la antigua Gallaecia meridional. Estatua del siglo III a.C, reproducción en colores por André Pena - www.AndrePena.org
[Ampliar imagen]

Falda con tartan en la estatua del Princeps Galaico del Castro de Mozinho, siglo III a.C
Falda con tartan en la estatua del Princeps Galaico del Castro de Mozinho, siglo III a.C. Reproducción en colores por André Pena.
[Ampliar imagen]

Como en otras partes de la Europa Atlántica y Central, en la antigua Gallaecia también existió la moda en tartan. De hecho, en esta tierra del suroeste del Mar Céltico conservamos el modelo más antiguo de una estatua europea que muestra cómo se vestiría el tartan en aquel periodo.

Con una fecha alrededor del siglo III a.C, del mismo periodo que el Tartan de Falkirk en Escocia, se conservan en el sur de la antiga Gallaecia una serie de estatuas funerarias representando a reyes de treba o princeps galaicos, vestidos a la moda de la época.

Estos reyes locales, retratados en indumentaria militar, como tantos otros reyes y condes de la Edad Media, visten con una falda masculina sobre la cual se puede apreciar un esculpido geométrico en cuadros, es decir, una ornamentación en tartan primitivo al estilo del Falkirk Sett o del de Northumbria.

Fusayola de telar del Castro de Santa Tegra, decorada con círculos, y similar a las encontradas en el resto de la Europa celta, donde también se producían tejidos en tartanDel mismo periodo histórico se conservan restos de piezas de telares en diferentes castros de la antigua Gallaecia. No muy lejos de donde gobernó el Princeps de Lezenho, en el Castro de Santa Tegra, se encontraron 47 fusayolas de telar, todas de estilo similar a las encontradas en el resto de la Europa Atlántica y Central, donde también se producían tejidos en tartan.

Mantón calaico en tartan: Estatua celta galaica decorada en tartan, en el Castro de Santa Ádega, Reádegos, Co. Ourense
Mantón calaico en tartan: Estatua celta galaica decorada en tartan, siglo I d.C. en el Castro de Santa Ádega, Reádegos, Co. Ourense.
[Ampliar imagen]
Mantón caledonio en tartan: Estampa de un tradicional mantón o 'Plaid' escocés en tartan
Mantón caledonio en tartan: Ejemplo de un tradicional mantón en tartan o "Plaid". Estampa de la Escocia del siglo XIX.
[Ampliar imagen]
Al igual que en el resto de la Europa Atlántica y Central, el tartan se utilizaría -además de su función como prenda de vestir- como un símbolo de estátus social y ostentación. Cuanta más complejidad y más colores tuviese el tejido, más caro y más exclusivo resultaría.

El textil en tartan en la Gallaecia siguió la misma evolución que en el resto de Europa. Con la expansión del Imperio Romano se introducieron nuevas modas y el colorido tartan fue relegado a un estilo "pasado de moda".

Durante muchos siglos el tartan quedó circunscrito a ámbitos rurales, utilizado sólo en mantas o capas por aquellos que no tenían medios o preocupación de vestir a la última moda. La producción de textiles en tartan se hacía a pequeña escala en telares en los pueblos, siendo el producto distribuído en los mercados locales a través de las ferias.

Telar en ruínas en el pueblo abandoado de Prada, Terra de Trives
Telar en ruínas en el pueblo abandoado de Prada, Terra de Trives
[Ampliar imagen]
En el siglo XIX, los pequeños telares rurales fueron dejando paso a los nuevos telares mecanizados de alta capacidad de producción que se fueron abriendo por toda Europa gracias a la Revolución Industrial.

En las pasadas décadas del siglo XX, esta industria artesanal textil gallega de miles de años de tradición estuvo a punto de desaparecer por culpa de la despoblación de los pueblos y la falta de personas jóvenes interesadas en aprender este oficio.

En los últimos años se está dando un cierto interés por preservar las costumbres y los antiguos oficios, y como tal el tartan está volviendo a ser producido por artesanos gallegos interesados en recuperar esta tradición textil gallega.

La producción textil artesanal en tartan hace parte de la historia textil gallega, atlántica, y europea, y en Galicia conservamos una muy antigua tradición de producción textil en tartan que merece ser más apreciada y más divulgada.

 

*          *          *          *          *          *


INICIO     HISTORIA DEL TARTAN     HISTORIA DEL KILT     VESTIR KILT GALLAECIA